Reflexiones sobre el final de un Mundo insostenible



21 - 12 - 12
¡Y yo por estos lares teniendo el gusto y honor de presenciarlo!
Anoche a las 12:01 de la noche varios amigos empezaron a mandarme Whatapps diciendo que seguían vivos y que no había pasado nada. Un humor desesperanzado se leía entre líneas. Todos, desde su parte más niña y esencial, estaban anhelando que algo pasara. Leyéndolos, empecé a sentir que ya era un hecho que algo estaba pasando. No soy pariente de Santo Tomás y el tema de las corroboraciones científicas, las estadísticas y los estudios de Harvard no me quitan el sueño. No soy de las que necesita un meteorito frente de su casa para tener la certeza que algo extra-ordinario está sucediendo. Así que el deseo de cambio -en positivo para desgracia de los melodrámaticos- ya es en sí un gran cambio; el hecho de que muchas personas acepten desear salir de su zona de comodidad para crear algo más emocionante, conciente y comprometido ya es todo un nuevo acople de eje. Cambia el eje físico en el Mundo pero cambia aun más el eje en cada ser humano. ¡Es fantástico!

Me causó "gracia" la manera como muchos medios de comunicación abordaron el tema: desde ese ángulo escéptico- cínico -irónico coloreado de humor negro donde al tele-espectador, después de haber acompañado la noticia con un "si, menos mal todo es mentira" acaba de escuchar la noticia y no le queda nada, ni siquiera la burla. Vacío. Información hueca. Medios al servicio de una ideología a la que le es muy útil este ser humano vacío para llenarlo con marketing, tendencias y objetos suplerfluos.
Unos informantes que reemplazaron a los antiguos monjes de la edad Media con interpretaciones básicas e interesadas, carentes de capacidad de interpretación metafórica; esa que le dejó muy claro a la gente que un camello nunca pasa por el ojal de una aguja pero que jamás le enseñó todo lo que se podía ver por ese ojal... De la misma manera los informantes del 3 milenio crearon campañas de espectativa para tener a la gente como más les gusta tenerla: asustada y amenazada, pintándoles un paisaje lleno de escenas pertenecientes al infierno de Dante.

Pero el Mundo está cambiando y hay ciclos que se están cerrando y eso, hasta para los más amarrados, es innegable. Los mayas anunciaron que el 21 de diciembre del 2012 acababa un b'ak'tun, ciclo de 400 años que es como ellos cuentan sus ciclos, sin más pereques. Dejaron registrados varios b'ak'tun hasta que la piedra donde lo hacían se acabó. Como el papel o la memoria de un computador.
¡Más allá de los mayas, por supuesto que se anuncia el despertar de un ser humano renovado!
Varios componentes dan origen a esta renovación y yo voy a tocar tres que me parecen fundamentales:

1. La unificación e integración de las múltiples verdades:
El mar está hecho de gotas y solo la suma de todas esas gotas hace un gran mar. La gran verdad está integrada por verdades sumadas -sin exclusión- de cada ser humano que habita en la Tierra. Negar la petición de unos, anular las facultades de otros, dejar sin un pedazo de tierra donde habitar a un pueblo, exiliarlos al olvido, quitarles el sublime derecho a expresar sus opiniones, condenarlos a la escasez, pisar la dignidad humana, excluir en la toma de decisiones a una porción de la sociedad no son actitudes propias del Nuevo Paradigma y si no se modifican de manera amorosa y conciente, la historia misma se ocupará de darles una aparatosa caída, como suelen caer los que se quedan aferrados a un statu quo ya obsoleto. La verdad no es de pocos ni de muchos, es de todos. Un partido político que reemplaza al anterior partido criticando y tumbando las acciones ejecutadas por los anteriores sólo está repitiendo un esquema fracasado. ¿Y si ambos -todos- unen sus sabidurías desapegándose un poquito del gusto adictivo por el poder para beneficio de sus ciudadanos que depositaron en ellos su confianza?



2. El reconocimiento, dominio y transmutación de la agresividad hacia el amor:
La guerra no se hace solo en campos de batalla o en países lejanos. La guerra se hace cuando uno le responde mal a la cajera del supermercado, le grita al señor que conduce el autobus, descalifica la opinión del compañero, se roba el lápiz del banco para joder a la entidad, desperdicia agua como un loco para joder al propietario del piso o le hace un mamarracho encima a la estatua de una plaza para joder al alcalde. Vivir sintiéndose amenazado por el entorno, querer ir de corregidor, intentar joder a los que uno condena de "malos" y estar preparado para el ataque es solo una manera de enfocar la existencia, porque afortunadamente -generoso el Universo- siempre hay otras opciones.
Hacerse dueño de su vida significa entre otras, escoger como enfrentar, interpretar y asumir la Vida. Es como hacer zapping en la TV y decidir en que canal quedarse: puedo ver un programa de drama, uno de humor, uno de chismes e indiscreciones...
"Sé tu el cambio que quieres ver en el mundo", decía Gandhi y esto significa que si yo peleo menos, puede ser -es una posibilidad- que atraiga menos gente peleona en mi vida, menos situaciones de contraste y menos desilusión y dolor. Es una posibilidad que empieza a ponerse en marcha el día que yo opto por dejar de hacer la guerra y me pongo a practicar el exquisito arte del amor. Hacer el amor también fuera de la cama. Amor con la Vida.



2. El reconocimiento, aceptación y realización del plan personal o misión de vida:
Desde mi perspectiva freelance siempre me ha llamado la atención la gente que ha decidido abiertamente "sacrificar" su vocación a cambio de una estabilidad y un sueldo fijo. A la mayoría de estas personas sólo las he visto contentas a partir de las 7:00 PM cuando salen de su trabajo o cuando se van de vacaciones. A la mayoría de estas personas siempre las he oído insatisfechas, desperdiciadas y aburridas. ¡Eso si, tienen con qué pagarle a un caro terapista para que les diga eso y van a cita con un caro bolso "Channel"! Yo vivo feliz todo el día, incluídas mis horas de trabajo porque amo lo que hago e hice mi elección a conciencia. Y no, no me gustan las marcas que le roban al objeto el protagonismo ni le entrego a ellas mi poder personal.
Uno de los síntomas del cambio que percibo en la gente que había optado por esa aparente seguridad es reconocerse la desolación que les ha producido con el tiempo esa elección y ahora invocan otro camino. Para algunos es difícil aplicar ese cambio y develar la luz en el Camino futuro por su "avanzada" edad o por el descuido que han tenido en estos años con el tema "capacitación", pero para todos por igual, es un inevitable hecho que las cosas no pueden seguir así. Existencia in-sostenible. La saliva y la inercia ya no sostienen el castillo de naipes.  Muchas veces la señal se las da su salud, otras, su maluquera anímica y a veces, esa dolorosa patada en el culo que la vida les da cuando las anteriores señales no fueron leídas: el indigno despido de la ingrata empresa a la que le dedicaron 19 años y 364 días de su vida. ¡Cómo duele la sensación de sentirse reemplezable cuando uno ha adormecido la responsabilidad de su crecimiento personal en ese colchón!

Uno no puede ir por la vida haciéndose el loco y finjiendo demencia: hay que descubrir cual es su misión en la Vida, para que está uno acá sin hacer estorbo, dejar de contemplar el dinero como un semi-dios y re-colocarlo en su puesto, medio y no fin y hacerse útil para uno mismo y para la humanidad. La misión no pertenece al "Territorio Comanche" ni es un tema religioso ni tiene que ver con monjas y curas ni es de "elegidos". La misión nace de la mano (y en la mano, para los que la leen) de cada persona y está claramente marcada y definida por sus talentos, sus habilidades, sus destrezas, lo que sabe hacer bien, lo que le produce placer, lo que lo lleva a estados alterados de conciencia y plenitud sin necesidad de sustancias alucinógenas externas, lo que le hace bien a los que lo rodean, lo que se hace sin competir -que para competir solo los deportes-, sin desarrollar una úlcera, rencores o echarse enemigos...

La misión o plan personal tiene que ver con la esencia misma y la conexión que uno mantiene, a través del reconocimiento de ella, con su niño interior. Esta es la fuente de la eterna juventud, sin necesidad de botox.
La misión va ligada al corazón. Hacer las cosas con corazón, no con razón. Aprender a tomar importantes decisiones a partir de los talentos personales y no de lo razonablemente racional porque da dinero, estabilidad, comodidad y seguridad. Si uno opta desde el corazón, además de hacerse un gran bien, se lo hace a los demás, porque contribuye a que este Mundo sea un poquitico más feliz...

Bienvenido sea pues el Mundo Nuevo que llega lleno de Amor y con agradecimiento y bendiciones, despedimos al Viejo, ese que estaba basado en el Miedo y ya olía a feo. ¡Feliz 21- 12 -12 y seguimos pa'lante!