Un sueño compartido

(ilustración elaborada para uso exclusivo de EMAS - Barcelona - prohibido su uso ®)
Antonio caminaba por un corredor. Largo, estrecho, lleno de ventanales a los lados por donde podían verse los aviones aparcados. Lo acompañaba el director del aeropuerto que necesitaba mostrarle con urgencia unos cambios que debían hacerse en las escaleras de uno de los embarcaderos. Como Antonio diseñaba ese tipo de cosas que se mueven, engranan, suben y bajan, se aceitan y facilitan todo lo que entra en la dimensión de la accesibilidad, desarrollaba un proyecto sobre dicho tema en ese aeropuerto de esa calurosa ciudad de la Tierra del Olvido. Caminaron juntos en silencio por los corredores mientras el diseñador observaba con el rabito del ojo a los aviones. ¡Qué destartalados que se veían, qué viejos, qué enclenques! Siempre había pensado que si el ser humano volara habría nacido con alas incorporadas, y que era señal inecuánime, indiscutible y demás palabras complicadas el hecho que no tuviera plumas. Le tenía pánico a volar y más aun, dentro de esos aviones que parecían más modelitos de papel que buses del aire. Miró las escaleras eléctricas, sacó los planos, anotó y de despidió.

Su vuelo estaba por salir y Magdalena lo estaba esperando ya dentro del avión.

Estaba sentada justo detrás del piloto. No había cabina puesto que la aeronave era muy pequeña y la chica se había puesto a hablar con la mujer gorda de allado para matar el tedio de la espera y embolatar los nervios que le producían volar. Cuando se acabó el tema de conversación con la matrona giró la cabeza y empezó a detallar el avión. Era de madera y otros materiales que la hacían dudar que ese aparato pudiera atravesar el charco para llegar a Barcelona. Comenzó a sudar e hiperventilar. ¡No iba a ser capaz, tenía que bajar de ahí! En ese mismo instante, corriendo por la pista, entró Antonio en la nave que ya estaba por decolar y con cara despavorida le pidió no hacer ese vuelo.
Ambos se miraron y acto seguido, se despertaron.
Era aun de noche, hacía calor y ambos estaban abrazados saliendo juntos del mismo sueño... Volvieron a mirarse.

Mis post más visitados