¿Es posible quedar amigos después de una ruptura?

Depende.
No es lo mismo cuando una relación se acaba porque los dos llegan a la conclusión que el amor de pareja acabó a que sea uno de los dos el que tome la decisión y el otro, no. No es lo mismo cuando la relación se acaba pero el respeto continúa a acabarla con faltas de respeto.

"Jorge sufría de depresiones. Yo era consciente de ello y trataba de acompañarlo lo mejor que podía brindándole todo mi amor y apoyo. Un día, sin ningún tipo de aviso previo, me dijo que me dejaba. Sentí que se me caía el mundo sobretodo porque en mi interior yo sí había decidido apostar en él y me había comprometido al "para siempre". Sentí un vértigo terrible y lloré mucho. Le pedí que lo pensara bien, que no tenía porque irse ya que nos amábamos, pero cuando vi que él había tomado irrevocablemente su decisión, supe que tenía que soltarlo. Cuando se fue, confieso, noté como mi energía se iba renovando y recobraba la fuerza para hacer cosas, que estando con él, no podía. Descubrí que era un vampiro energético y que me tenía desgastada. Se fue cuando ya no quedaba más energía para chupar".
(Elisa, 39 años)

Una ruptura amorosa es un proceso y como pérdida que es, conlleva un duelo. Resulta sano pasar por las etapas de éste y vivirlas cada una hasta sanar el corazón. Saltarse una de esas etapas, hacerse el loco y autoengañarse, pasan factura tarde que temprano. Así que es mejor vivir las cosas en el momento en que toca vivirlas. En un nivel muy superficial, la sociedad que nos rodea "nos permite" un prudencial período de recuperación que más adelante, no nos otorgará más y eso agravará el proceso. La incomprensión cuesta.

Dentro de un duelo una persona pasa por la negación y entonces trata de embolatarnos diciendo "estoy divinamente, nunca he estado mejor"; pasa por la rabia y un "desgraciado desagradecido" puede resultar liberatorio susurrado a tu mejor amiga en privado (en esta etapa los no-tan-amigos se alejan); intentar una negociación no está de más porque la esperanza es lo último que se pierde en el amor hay mucha esperanza; varias lagrimitas hay que derramar porque si nos las derramas sacando tu tristeza se te quedan adentro y se te pueden volver enfermedad y por último, y esto tarda sus buenos meses en suceder, viene la aceptación, que es cuando te das cuenta, desde adentro y no porque los amigos intentan convencerte, que ya no hay nada que hacer y que la separación emocional, corpónea, mental y financiera es una realidad. Tristemente, ésta última, la separación de bienes, es la que obstaculiza que dos seres que ya no se aman se alejen verdaderamente. Es una "piedra en el camino" que ayuda a justificar - superficialmente - porque no se han tomado decisiones que se deberían haber tomado: "Es que la plata...".
Sucede lo mismo con los hijos y son muchas las parejas que "aguantan", "resisten", algunas hasta se maltratan, se soportan, en pro de un hogar que hace tiempo no existe. Lo que no ven es que los hijos sí ven...

"Cuando mis papás me dijeron que se separaban sentí un gran alivio. El ambiente en casa era insoportable desde hacía años y la verdad, me sentí liberada porque sabía que no lo hacían por mi".
(Sofía, 16 años)

No hay fórmulas magistrales en el amor pero sí es cierto que - cuando se trata de separaciones - resulta sano TOMAR DISTANCIA. Esto quiere decir que hay que reducir hasta hacer desaparecer los encuentros, dejar de mandarse mensajitos, decirse cosas bonitas, consultarse cosas porque póngase bravo el que se tenga que poner bravo, estos actos solo llevan a seguir alimentando el vínculo, a depender el uno del otro y sobretodo, a no lograr el objetivo que ambos deben lograr: vivir sin su pareja.
Mantengamos el foco: cuando dos personas se separan quieren y tienen derecho a volver a re-construir sus vidas así que es sano quedar sin ataduras, ni pactos ni co-dependencias.
Si hay hijos de por medio, el ideal es que se tratan con educación y respeto,  pero el único vínculo en un primer momento debería ser el de la paternidad/maternidad que los une para el resto de la vida. Ya después se restaurarán los vínculos de la amistad pero en un primer momento hay que - entre otras - ser claro con los hijos para se den cuenta que NO HAY RELACIÓN DE PAREJA entre sus padres y por lo tanto, no guarden una esperanza de un milagro que no sucederá.



Nadie está preparado para una separación, sobretodo cuando han pasado varios años de unión así que es común ver torpezas, metidas de pata y actos poco maduros en medio de éste proceso. Si la persona no tiene una buena gestión de sus emociones, acudirá a mecanismos de defensa para protegerse o para resolver lo que podría hacer sin violencia o crueldad.

"Él y yo nos separamos en buenos términos. Yo lo veía y sentía profundo cariño hacia él; hasta lo apoyé cuando salió de casa dándole más cosas de las que le correspondían. Durante un mes nos vimos cuatro veces y él se ponía a llorar cuando me encontraba. Así que decidió hacer un acto fuerte para acabar con eso, claramente un primitivo mecanismo de defensa. Asistió al cumpleaños de su ex, de la cual no hacía sino hablar mal y colgó en FaceBook veinte fotos de ambos juntos. Mientras estuvo conmigo triplicó su base de datos en las redes sociales así que la mayoría de los amigos que vieron la escena, era mi gente. Habíamos llegado al común acuerdo - sobretodo por una actividad laboral a la que habíamos asistido días antes de la separación - que le contaríamos poco a poco a la gente de nuestra nueva situación, además porque yo no estaba lista para ella ya que me había tomado de sorpresa. Me resultó humillante porque muchos de ellos me contactaron el privado para preguntar qué había pasado y pedir explicaciones y esa exposición pública de nuestra vida privada - que él protegía más que yo - me hizo sentir muy mal. Entendí que no había respeto de él hacía mi y esa nueva actitud logró que lo que quedaba de nuestra amistad se deteriorara".
Angélica (43 años)

Otro mecanismo de defensa común es irse de fiesta o apuntarse a una app de parejas y meterse con lo primero que se cruza en el camino. Este método interfiere con una verdadera concientización de lo vivido, con un proceso de duelo sano y activa esa energía que nos resulta tan dolorosa a los seres humanos: usar para ser usado.

Donde hubo amor del bonito quedan semillas. Con el tiempo es común que una ex-pareja se encuentre y re-descubra que el amor fraternal sigue existiendo. Es ahí donde los cuatro - la nueva pareja de cada uno - puede sentarse en un restaurante y tener una linda conversación. Es en ese momento donde pueden mandarse las felicitaciones de cumpleaños y tomarse un café si tienen un viaje de negocios a la ciudad del otro. Si el proceso ha sido bien vivido no dará pie a celos injustificados de la nueva pareja pero cuando no, cuando todavía no se tienen las ideas y los sentimientos claros, es mejor que no hayan encuentros.
¿O te gustaría saber que tu pareja se da besos con su ex cuando se van a tomar un café? 
¿O cuando regresas a casa no puedes mirar a los ojos a tu chico porque escondes una mentira?

Hagas lo que hagas, decidas lo que decidas, hazlo siempre con honestidad y sobretodo, sin mentirle a nadie, especialmente, a ti mismo.

#ReEnamorarTe #Duelo #AmorUDesamor #InteligenciaEmocional
#AlquimiaEmocional #LaboratorioDeAmor #LoveLab #DanielaVioli #DesignYourLoveLife 

Mis post más visitados