De alguna manera, todos somos procrastinadores

Procrastinar viene del latín: pro significa adelante y crastinus está relacionado con el paso del tiempo. Así que procrastinar es alargar, estirar, postergar, aplazar, demorar algo prolongándolo a lo largo de los días... ¿Quién no lo hace a veces?

La neurociencia nos justifica esto explicándonos que en el momento en que decidimos hacer algo a corto plazo que nos produce mucha satisfacción, nuestro cerebro produce una pequeña dosis de dopamina, la famosa molécula del placer, que nos embriaga con un poco de felicidad. Como todos bien sabemos, esa felicidad es reemplazada después por la angustia, miedo y ansiedad que sentimos cuando tomamos conciencia que optamos por el placer inmediato dejando a un lado lo que debíamos hacer, pero ¡ni modo! Para entonces ya aplazamos lo que no tendríamos que haber aplazado y nos toca asumir sus consecuencias. Este es indudablemente, uno de los motivos por los que la gente no realiza muchos de sus sueños: apuntar por el corto plazo cuando los grandes resultados suceden a largo plazo. ¡Vamos aprendiendo todos!

Así que si no nos despertamos y le ponemos mucha conciencia a nuestro presente, es posible que la vida nos pase por delante y no nos demos cuenta.

Existen tres perfiles de procrastinadores, ¿con cuál te identificas tú?

 
¿Por qué aplazo las cosas? 

Estas son tres preguntas importantes para conocerse mejor y sobretodo, decirse la verdad:

* ¿Por qué algo no me apasiona? ¿Cómo puedo lograr encontrar algo que me guste dentro de lo que hago?

* ¿Por qué no me siento capaz? ¿Qué hay dentro de mi que me impide concretar lo que quiero? ¿Por qué me siento inseguro?

* ¿Por qué tengo miedo a fracasar? ¿Qué es lo peor que podría pasarme?... ¿Por qué tengo tanto miedo de ser feliz?...

#ReEnamorarTe #AlcagüetaEnAmor #InteligenciaEmocional #HabilidadesSociales #AlquimiaEmocional #LoveLab #LaboratorioDeAmor #DanielaVioli #DanielaVioliSpeakerInspiracional #LovinBook #DesignYourLife #DesignYourLoveLife

Mis post más visitados