Homenaje al Maestro


Este hombre maravilloso es Walter Tacchini y hoy cumple 79 primaveras. Fue uno de los profes más queridos en la Accademia di Belle Arti di Carrara hasta que se jubiló, ha sido impulsor del festival Omo ar bozo en la localidad de Ameglia (Sarzana, La Spezia) y practica el arte social, que va más allá de la contemplación integrándolo a la cotidianidad y a la manera de vivir la vida. Su espíritu fuerte y expresivo ha juntado a personas de todas las edades para realizar proyectos colectivos donde pone a todos a crear, reír y disfrutar. Yo me dejé contagiar por él desde los años 90's cuando me lo crucé por la vida. Acababa de terminar Comunicación social en Colombia y enseñar en el cole italiano por un año. Pero yo quería hacer arte. Así que llegué - por giros inesperados de Serendipity a la Toscana, y él me estaba esperando. Su frase me marcó todos mis años venideros: "la vita non é un problema da risolvere ma un mistero da vivere". Lo mejor de sus clases llegaba cuando se acababa la clase. Nos íbamos todos a la Trattoria del Cavatore a comernos un plato de pasta descomunal con spaghetti que se salían del plato y de postre nos daban una manzana verde. Por supuesto que el vino, el café y el digestivo no podían faltar. Las tertulias eran interminables y una nube de arte místico nos envolvía. Mientras tanto, a nuestro alrededor, entraban y salían cavadores de mármol carrarino tapizados de polvo blanco de la cabeza hasta los pies. Casi no los veíamos: veíamos al colpo di luce picchiare la finestra de los impresionistas en Saint Paul de Vence y nos quedábamos ahí lejos por horas, debatiendo por la proporción de blanco que tenía el azul. Un día me preguntó por lo que quería hacer. Le respondí que aprender a hacer libros. Me separó del grupo, me sentó en una esquina y me dijo "mañana me traes un cuento acabado de tu autoría y lo hacemos libro". Esa noche no dormí. A la mañana siguiente - como siempre - cogí el tren de las 8:08 junto a Luca y a Grazia en Viareggio y en las siguientes estaciones iban subiendo los demás amigos. Al llegar al salón blanco de enormes ventanales se lo entregué, él me miró con esos ojitos azul infinito y me señaló el universo. Muchos meses después, mientras me daba directrices se me quedó mirando: "Nunca te lo había preguntado pero... tu me entiendes cuando hablo, nini?" Ni él ni yo habíamos caído en cuenta que nunca me habló en italiano sino en dialecto sarzanés. Nos dió un ataque de risa y abrazamos.
Per cent'anni, caro Maestro!

(Barcelona, 16 de junio de 2018, publicado en mi muro de facebook)
#WalterTacchini #OmoArBozo #AccademiaDiBelleArtiDiCarrara #ScuolaLiberaDelNudo #Gratitid #Maestro #GioiaDiVivere #GrazieMaestro #Pittura #Pintura #JoieDeVivre #AprendicesDeFelicidad #JuventudDivinoTesoro

Mis post más visitados